Ir al contenido principal

Página de inicio de planes D‑SNP > Consejos y herramientas de salud > De qué forma el estrés financiero perjudica su salud (y cómo combatirlo)

De qué forma el estrés financiero perjudica su salud (y cómo combatirlo)

Estas estrategias gratuitas y eficaces lo ayudarán a lidiar con las preocupaciones monetarias y a proteger su bienestar al mismo tiempo.

Hallie Levine Por Hallie Levine

Permanecer despierto y estresado por la noche por no saber cómo pagar el alquiler o los servicios públicos, no es la solución. Sin embargo, es probable que el simple hecho de saberlo no deje de preocuparlo. De hecho, según una encuesta nacional reciente, la preocupación por las finanzas es la principal causa de estrés.1

Lamentablemente, el dinero es un problema para muchas personas. Un tercio de los hogares de adultos mayores no cuenta con dinero al final de cada mes2 o se endeuda luego de cubrir los gastos necesarios.

Esto puede pasar factura al bienestar mental y físico. Por ejemplo, en un estudio se observó a adultos mayores con problemas económicos durante los primeros días del mes, antes de que les llegara el cheque de Seguro Social. Se descubrió que los niveles de sustancias inflamatorias en sus cuerpos aumentaron significativamente.3

“Estas sustancias químicas inflamatorias están vinculadas a una gran cantidad de afecciones, como enfermedades cardíacas, presión sanguínea alta, trastornos autoinmunes, el dolor crónico y la depresión”, afirma la doctora Laura Samuel, autora del estudio, enfermera registrada y profesora adjunta de la Escuela de Enfermería de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

Si necesita ayuda para controlar el estrés financiero, intente poner en práctica uno o varios de estos seis consejos.

 

1. Reciba ayuda a través de recursos gratuitos

Es posible que cumpla con los requisitos para el Programa de Asistencia Nutricional Complementaria (SNAP) y no se dé cuenta, dice Samuel. De hecho, 3 de cada 5 adultos mayores que cumplen con los requisitos para el SNAP no están inscritos. Es decir, alrededor de 5 millones de personas en total.4

“Existe la idea errónea de que el beneficio promedio del SNAP es solo de $16 por mes”, dice Samuel. “Pero en realidad, es un poco más de $100.”

Consejo útil: si gasta más de $35 al mes en costos de desembolso por servicios médicos, puede deducir esos costos de sus ingresos brutos cuando solicite la inscripción en el SNAP. Eso aumentará su beneficio mensual.2

Otro programa que puede tener en cuenta es el Programa de Nutrición del Mercado de Granjeros para Adultos Mayores. A través de este, los adultos mayores reciben cupones para comprar productos frescos en mercados agrícolas locales. Para consultar si reúne los requisitos, visite el sitio web del Servicio de Alimentación y Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.5  

 

2. Reciba asesoramiento financiero

Existen muchas organizaciones que ofrecen ayuda financiera de bajo costo o sin costo. Las siguientes son algunas que puede consultar:

  • AgeWellPlanner del NCOA: Este servicio gratuito en línea puede ayudar a los adultos mayores a reducir deudas, encontrar trabajo, recortar gastos y utilizar el capital de vivienda.6
  • BenefitsCheckUp del NCOA: Este servicio gratuito en línea ayuda a las personas mayores con ingresos limitados. Incluye más de 2.500 programas de prestaciones públicas y privadas, y7

 

3. Pague sus deudas

¿Tiene muchas deudas con la tarjeta de crédito? Si es así, puede reducir la tasa de interés y consolidar la deuda con un préstamo o una línea de crédito con garantía hipotecaria. La línea de crédito con garantía hipotecaria es una buena opción porque sólo paga intereses por la cantidad prestada. Solo recuerde que para obtener estos tipos de préstamos, debe poner su casa como garantía. Si no puede cumplir con los pagos, podría perder su casa.

La hipoteca inversa es otro tipo de opción que le permite convertir el capital de vivienda en dinero en efectivo. No tiene que realizar ningún pago, pero sí tiene que devolverlo si vende su casa (o si usted fallece).

 

4. Cree un calendario presupuestario

Si tiene un ingreso fijo, el aumento de precios de los alimentos puede poner en aprietos su bolsillo. También le puede ocurrir lo mismo con la inflación y los problemas de la cadena de suministro. Para hacerle frente a estos problemas, el NCOA sugiere que todos los adultos mayores tengan un calendario presupuestario. Para ello, necesita lo siguiente:

  • Un calendario de escritorio o de pared
  • Una lista de todos sus ingresos mensuales (incluidos los cheques del Seguro Social, los ingresos de las pensiones, los beneficios por discapacidad y los pagos del SNAP)
  • Una lista de gastos mensuales que incluya el alquiler, el seguro médico, los copagos de medicamentos, la comida, los servicios públicos y los gastos de transporte

Busque en el calendario los días en que recibe cheques de ingresos o prestaciones. Anote el importe de cada cheque en la fecha en que los recibió. Marque con un círculo las cantidades. Luego, anote las facturas del hogar en la fecha en que vencen. Por último, reste los gastos de los ingresos para saber cuánto le queda.

El calendario presupuestario le permitirá saber con claridad cuánto dinero puede gastar cada mes en actividades, como salir a comer o comprarse ropa.8 También le brindará una sensación de control financiero y ayudará a aliviar el estrés.

 

5. Consulte qué recursos le ofrece su plan de salud

Según el plan de salud que tenga, puede acceder a beneficios que lo ayudarán a aliviar la presión financiera. Por ejemplo, muchos miembros del Plan de Necesidades Especiales (D‑SNP) de Aetna tienen los siguientes beneficios:

  • Un monto permitido trimestral para artículos sin receta con el que podrá comprar artículos aprobados para la salud y el bienestar
  • Una tarjeta con un monto permitido trimestral para comprar alimentos saludables como frutas, verduras, carnes, mariscos, entre otros
  • traslado de ida y vuelta a las citas médicas y a la farmacia.
  • Apoyo del trabajo social
  • Programas de envío de comidas saludables

 

6. No permita que le gane el estrés

Si ya ha tomado medidas para aliviar el estrés financiero, pero sigue sintiéndose nervioso, hable con su médico. Le puede brindar consejos para manejar el estrés o puede remitirlo a un profesional de la salud mental para que lo apoye.

 

1Universidad de Purdue, “Mental well-being inherently connected to financial wellness”, 27 de enero de 2021, consultado el 13 de junio de 2022.

2Consejo Nacional sobre el Envejecimiento (NCOA), “Five tips to boost your income and savings”, 22 de marzo de 2021, consultado el 13 de junio de 2022.

3Saumel L., Szanton S. L., Fedarko N. S. et al., “Leveraging naturally occurring variation in financial stress to examine associations with inflammatory burden among older adults”, Journal of Epidemiology and Community Health, noviembre de 2020; 74: 892-897.

4Consejo Nacional sobre el Envejecimiento, “7 facts about older adults and SNAP”, 31 de marzo de 2021, consultado el 13 de junio de 2022.

5Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia del Departamento de Agricultura de los EE. UU., “Strengthening the nation’s nutrition safety net and supporting American Agriculture”, consultado el 13 de junio de 2022.

6Consejo Nacional sobre el Envejecimiento, “Guidance to age with confidence”, consultado el 13 de junio de 2022.

7Consejo Nacional sobre el Envejecimiento, “BenefitsCheckUp”, consultado el 13 de junio de 2022.

8Programa de Educación en Nutrición de Purdue Extension, “Budget calendar”, consultado el 13 de junio de 2022.

 

Para más información sobre los planes de Aetna, visite nuestro sitio web.

 Solicite una llamada

Solicite una llamada con un agente autorizado.

 

Llámenme