Ir al contenido principal

Cómo cuidar a otros sin dejar de cuidarse

Christina Joseph Por Christina Joseph

Cuando Sarah y Mickey Solomon se casaron hace 57 años, se tomaron la frase “en la enfermedad y en la salud” al pie de la letra.

En su largo matrimonio, los integrantes de esta pareja de Roswell, Georgia, ambos de 78 años, se han cuidado cuando han estado enfermos. Por eso, siempre priorizan la salud.

“Ser buen cuidador conlleva cuidarse también”, explica Sarah. “Estamos convencidos de lo esencial del cuidado preventivo”.

Sarah y Mickey aprovechan todo lo que se ofrece con el plan Medicare Advantage a fin de gozar de la mejor salud. Programan visitas anuales al dentista y al médico, y se hacen exámenes de rutina, como mamografías y colonoscopias.

Averigüe si un plan Medicare Advantage es lo que necesita.

Sabe muy bien que el control de rutina salva vidas. Hace varios años, Sarah fue a controlarse con el dermatólogo y le mostró algo en la pierna. Creía que una abeja la había picado mientras hacía jardinería.

“Dijo ‘No, no es una picadura de abeja. Podría ser cáncer’”, recuerda Sarah.

Tras otros estudios, se confirmó el diagnóstico. Operaron a Sarah para extirpar el cáncer y transitó un largo tratamiento y recuperación. Mickey estuvo a su lado día y noche. “Me cocinaba. Desayuno, almuerzo y cena. Se ocupaba de todas mis tareas en la casa, porque todavía no podía caminar”, recuerda.

Antes de que le diagnosticaran cáncer, Sarah jamás se perdía la clase de ejercicio acuático en un gimnasio del centro. Las clases estaban cubiertas en el programa SilverSneakers® de Medicare Advantage. Pero, cuando estuvo recuperada, Sarah no quiso viajar más esos veinte minutos. De todos modos, necesitaba mantenerse en forma; no solo por ella, sino también por Mickey. Ahora, varias veces a la semana camina entre tres y cuatro millas en el parque con su hijo y nieta.

“Me da energía para hacer todo lo que quiero”, dice acerca del ejercicio regular. “Así conservo la fuerza y la salud”.

Sepa cómo adoptar un enfoque integral con respecto a la salud.

Sarah necesita esa fuerza ahora que le toca encargarse de Mickey. Se sometió a una operación de columna hace seis meses y está en recuperación. Sarah lo lleva al médico, busca los medicamentos, cocina y se ocupa de lo que surja.

Con su ayuda, Mickey volverá a su rutina pronto: practicar golf en el jardín o trabajar en la oficina que comparten en la casa. “Funcionamos en equipo”, dice Mickey. “Mantenernos saludables nos permite hacer lo que disfrutamos”.

Sobre el autor

Christina Joseph Robinson es editora y escritora veterana de Nueva Jersey a quien todavía le encanta leer el periódico a la antigua. Tiene dos hijas a las que intenta inculcarles la importancia de comer frutas y verduras y, de este modo, lograr un equilibrio con todas las golosinas que les compra la abuela. El objetivo de salud de Christina es reanudar su rutina de ejercicios después de haberla abandonado por lesiones.