Ir al contenido principal

Cómo me puse al día después de inscribirme en Aetna Medicare

Retrato en colores de Mark Pabst Por Mark Pabst

Cuando Vicky Lindquist se jubiló, sabía muy bien qué iba a hacer con el tiempo libre que tendría a partir de ahora. Quería estar más en contacto con la naturaleza, ayudar a criar a los nietos y dedicarse a alcanzar esos difíciles 180 puntos en bowling. Pero, por haber trabajado durante 27 años como representante de servicio al cliente de un hospital, ha visto muchos ejemplos de cómo la mala salud desbarajusta los mejores planes. Sabía que un buen estado de salud sería esencial para lograr esos objetivos durante la jubilación. 

Para Vicky, mantener la buena salud iba de la mano con tener una cobertura de cuidado de salud confiable; por eso, se inscribió en Medicare en cuanto cumplió con los requisitos. Y buscando qué plan de Medicare le convenía, descubrió un surtido de posibilidades. Se aplicó en la tarea y encontró un plan Medicare Advantage de Aetna con el que se ofrecía todo lo que necesitaba, como cobertura dental y la red de proveedores de su médico de cuidado primario.

También se dio cuenta de que lograría mejor sus objetivos de salud si prestaba atención a los materiales de inscripción que le enviaban desde Aetna. Es más, la información que recibió Vicky después de inscribirse en el plan fue tan útil como la que encontró por su cuenta. Además de aprender cómo aprovechar todas las ventajas de los servicios de Medicare que ya conocía, conoció muchos otros beneficios que ni se le habían ocurrido cuando estudió las distintas coberturas de Medicare.

Leyó los folletos sobre Medicare Advantage que le enviaron desde Aetna y se informó de lo siguiente:

  • Qué especialistas estaban en la red.
  • En qué farmacias podría comprar medicamentos con descuento.
  • A qué gimnasios del área donde vive podía ir gratis con el plan de Medicare.

También le enviaron un enlace a un video personalizado. En él, se destacaba la mejor manera de administrar los beneficios que más le interesaran, como dónde buscar excelentes dentistas. Y hasta la llamó por teléfono un representante de Aetna poco después de inscribirse, lo cual le sirvió mucho, porque pudo hablar sobre el plan de Medicare con un ser humano.

“Como sé que siempre me van a apoyar, no me preocupo por el plan”, dice Vicky. Y así, tiene más tiempo para hacer solo lo que le importa en su etapa de jubilada.

Si quiere conocer a Vicky un poco más y saber cómo le fue después de inscribirse en Aetna Medicare, mire este video:

Soy Vicky. Fui representante de servicio al cliente durante 27 años. Cuando me jubilé, quería caminar más en el parque y disfrutar el hermoso paisaje del lago. Quería jugar más con mi nieta y acompañarla en todas sus etapas. Quería jugar más bowling. Tener un programa Medicare Advantage me ayudó a lograr lo que quería para mi jubilación. Desde Aetna, me enviaron por correo folletos con los aspectos generales de la incorporación en el plan. El manual de bienvenida me ayudó mucho, porque en él se explica bien todo lo que ofrecen. Es un buen texto de consulta, además. Y ni me esperaba el video "a medida". Se refería solo a mí, y por eso sentí el respaldo de Aetna en cada tramo del camino. Estaba muy conforme con la cobertura del plan y sabía cómo aclarar dudas: Servicios al Cliente de Aetna. Sé bien qué cobertura tengo. Y ahora, dirijo la energía a lo que en verdad me importa: disfrutar de la etapa de jubilación, el tiempo libre, las caminatas, el bowling y mis amigos. Mi familia es mi vida. Quiero estar y ser testigo de cómo prospera.

Sobre el autor

Mark Pabst ha trabajado como escritor e investigador en el campo del cuidado de salud durante casi dos décadas. Cuando no escribe sobre salud, trata de mantenerse saludable haciendo actividades, como caminar, escalar y remar en los rincones más remotos de su estado natal, California. Sin embargo, a pesar de que se esfuerza al máximo, aún tiene algunos hábitos no saludables que no puede dejar, sobre todo una debilidad por las rosquillas con jalea.

También de interés: